Piel Sensible
Aquí encuentras productos especializados en piel sensible. La piel puede volverse sensible en cualquier momento de la vida. Aparece cuando se deteriora la función de barrera protectora de la piel, lo que hace que ésta pierda agua y se vuelva susceptible a los irritantes externos, como bacterias, sustancias químicas, etc. Los síntomas más comunes de la piel sensible son: enrojecimiento o erupción, descamación, hinchazón, aspereza, comezón, tirantez, ardor o picazón. Algunos causantes pueden ser: la edad, los cambios hormonales, el estrés, la falta de sueño, mala alimentación, tener piel seca, tener acné, el frío excesivo, el calor, la radiación UV, contaminantes ambientales u algunos ingredientes en los productos de cuidado de la piel y en los cosméticos. Para este tipo de piel se recomiendan productos sin perfume ni conservantes.