Elegir la máscara ideal para tus pestañas, nunca es una tarea sencilla. Actualmente, existen infinidad de marcas, colores, ingredientes y formas disponibles en el mercado, sin embargo, sabemos que no cualquiera será tu aliado perfecto al momento de maquillar tus pestañas

 

Entonces... ¿cómo seleccionar la mejor opción? Tranquila, si aún no tienes claro cómo definir tu maquillaje, no te agobies, el primer paso será conocer a profundidad tus pestañas. Observar con atención las características de su tamaño, color, peso y curvatura te ayudarán a identificar aquellas cualidades que deseas resaltar, y una vez identificadas sigue nuestros consejos y comienza a elegir a conciencia tu próxima máscara de pestañas.

 

Pestañas más largas

 

Si eres del club de las mujeres con pestañas cortas y lo que buscas es aumentar la longitud y estimular el crecimiento de tus pestañas de manera natural, un buen consejo es incluir en tu rutina facial mascarillas de aceite de oliva, aceite de ricino o manzanilla que ayudarán a fortalecer el crecimiento capilar de tu mirada. De igual forma, te recomendamos buscar productos que incluyan en su fórmula esencia de lavanda, la cual no solo alarga y estimula el crecimiento, sino que además, regenera y fortalece tus pestañas con cada capa.

 

 

Pestañas más fuertes

 

Debido a sus químicos e ingredientes artificiales, algunos maquillajes pueden dañar el grosor de tus pestañas y volverlas frágiles o quebradizas. Para evitarlo, se recomienda incluir máscaras de pestañas de origen 100% natural, que permitan fortalecer y definir tus pestañas, gracias a los activos de sus ingredientes.

 

Una excelente solución, es utilizar productos elaborados aceite de Argán y Té Negro, los actuales además de fortalecer las pestañas maltratadas, son ideales para personas con ojos sensibles, que busquen evitar cualquier molestia o irritación. Así mismo, existen otros productos que han experimentado con ingredientes como los péptidos de amaranto, que no solo evitan el quiebre de las pestañas, sino que además mejoran la estructura capilar, dando mayor volumen y grosor a tu mirada.

 

 

Pestañas con mayor volúmen

 

Uno de los principales problemas al buscar el rimel ideal, es aumentar el volumen de tus pestañas evitando grumos o pestañas caídas debido al peso de la máscara. Como solución, recomendamos utilizar máscaras cuyo cepillo sea en forma de peine y permitirá separarlas mejor, y a su vez, incluir productos con aceites de aguacate o mamey que logren conseguir unas pestañas voluminosas, sin maltratar tu ojos, estimulando el crecimiento y nutriendo el grosor de cada una de tus pestañas.

 

 

Pestañas más sanas

 

Cuidar las pestañas día a día es esencial para que se mantengan sanas, fuertes y nutridas. Para ello, elegir productos que contengan extractos naturales o sustancias como la queratina y el colágeno, son la mejor solución. Sin embargo, también existen tratamientos especializados en dar mantenimiento a las pestañas, promoviendo el crecimiento capilar, humectando cada una de ella, gracias a sus ingredientes base, como el aceite de aguacate, el extracto de nopal y la Vitamina E.

 

Si tu mirada ha perdido brillo y volumen te recomendamos probar estos tratamientos y mejorar de manera natural el cuidado de tus pestañas.

 

 

Pestañas con máxima duración.

 

Para algunas, el principal problema al momento de seleccionar una máscara es confiar en la duración del mismo. Si tienes el cutis graso o tus ojos tienden a lagrimar mucho durante el día, la selección de un aliado para el maquillaje de ojos se puede convertir en una eterna agonía.

 

En estos casos, la primer recomendación en optar por una máscara waterproof o resistente al agua, sin embargo, con algunos productos, es recomendable evitar su uso diario debido a que tienden a dañar las puntas de las pestañas. Para evitar posibles maltratos, se recomienda incluir productos de alta calidad, hipoalergénicos sin conservadores tóxicos, que además de contar con una gran duración, logren engrosar y alargar las pestañas, mientras las hidrata, protege y les da brillo.

 

 

Por último, y como consejo general, recuerda que cualquier máscara de pestañas no deberá llegar a más de 3 meses de uso, para evitar irritación y contaminación en tu mirada.