No es nada nuevo saber que el ejercicio es excelente para el corazón, los pulmones e incluso nuestra salud mental, por lo que aquí hay otra razón para ponerte en movimiento: el ejercicio es una de las claves para tener una piel sana.

 

Tendemos a centrarnos en los beneficios cardiovasculares de la actividad física, y esos son importantes, pero cualquier cosa que promueva la circulación también ayuda a mantener la piel sana y vibrante.

 

Si tienes afecciones dermatológicas como el acné, la rosácea o la psoriasis, es posible que debas tener especial cuidado para mantener tu piel protegida mientras hace ejercicio, pero no permitas que los problemas de la piel te impidan hacer ejercicio, aquí te explicamos por qué.

 

Circulación sanguínea

 

Por ahora, todos sabemos que el ejercicio aumenta la frecuencia cardíaca y promueve la circulación sanguínea, pero ¿has escuchado hablar del brillo post-ejercicio? Si, lo leíste bien y es algo real, esto es debido a que a la circulación sanguínea también mantiene la piel sana y vibrante, además mejora la circulación incluso en el cuero cabelludo, lo cual permite transportar de forma óptima los nutrientes para que crezca sin dificultades.

 

¡A sudar!

 

Lo creas o no, el sudor realmente hace maravillas en tu piel. La sudoración es la forma natural de desintoxicar tu piel, desatascando los poros y eliminando las toxinas. A medida que sudas, libera la mugre y la suciedad que obstruyen tus poros, por lo tanto, es importante limpiar tu rostro después de sudar.

 

Acné

 

Al realizar ejercicio se remueven las toxinas e impurezas que contribuyen a la formación del acné, además, en algunos casos favorece el control de los desequilibrios hormonales, causa principal de los casos de acné crónicos.

 

Celulitis

 

Hay una gran cantidad de ejercicios que permiten eliminar las toxinas, líquidos y grasa para disminuir el aspecto ahuecado de la celulitis. Esto se debe a que mejoran la circulación de la sangre y reducen los depósitos de grasa, minimizando en menos tiempo la textura de “piel de naranja”.

 

Antiedad

 

Mantener un plan de entrenamiento físico, acompañado con una dieta rica en antioxidantes, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, nos permite prevenir los signos del envejecimiento prematuro.

 

Ahora que ya sabes todos los beneficios que tiene hacer ejercicio, no olvides activarte por lo menos media hora al día.