La mayoría de nosotras tenemos marcas en la piel que, a veces, nos incomodan y nos generan inseguridad. Sin embargo, debes saber que tus imperfecciones son, en realidad, perfectas.

 

Los estándares de belleza nos han enseñado que son algo no deseable en el cuerpo. Pero lo que no nos dicen es que lo que vemos en internet, televisión y redes sociales, no siempre es real.

 

 

En los últimos años, surgió un movimiento en el que las personas se muestran tal cual son: con celulitis, estrías, cicatrices por maternidad, entre otras, algo que nos hubiera encantado ver cuando éramos más jóvenes.

 

- Chrissy Teigen, modelo estadounidense, mostrando su piel con estrías en redes sociales

 

Por eso, te decimos: love your skin! Es tiempo de amar tus perfectas imperfecciones. Debemos de entender que para pasar de un estado de inseguridad, al amor y apreciación de nuestra piel, debemos tomar en cuenta los siguientes puntos:

 

1. Son una marca de una vida

 

 

A menudo, las cosas naturales de nuestros cuerpos, como las estrías o las celulitis, nos apenan. Debemos entender que estas marcas son una señal de que hemos estado viviendo y sufriendo cambios. Tómalas como recuerdos que permanecen en ti.

 

2. Básicamente todas tenemos alguna

 

Sin importar si somos altas o bajas, hombres o mujeres, atléticas o nada deportistas, jóvenes o maduras, es probable que todas hayamos desarrollado alguna marca en nuestro cuerpo. Recuerda: ¡no estás sola! El hecho de tener estrías, celulitis, marcas de acné o una cicatríz por alguna cirugía, no te hace menos especial. Al contrario, fortalece tu identidad.

 

3. Cambia el chip

 

La baja autoestima y una percepción negativa de la forma en que nos vemos puede hacer que nos sintamos incómodas en nuestra propia piel. Lo importante es que intentemos desafiar estos pensamientos y creencias.

 

Todos, absolutamente todos, tenemos pensamientos negativos, pero no debemos dejar que nos afecten, consuman y, mucho menos, gobiernen nuestras vidas. No es un camino fácil, pero una vez que logras amar tus perfectas imperfecciones, puedes estar en armonía con los demás y contigo.

 

 

Cuéntanos, ¿qué es lo que has aprendido a querer de tu piel?