Todas queremos tener una piel radiante, suave e hidratada, pero a veces el proceso de una piel sana puede resultar algo complicado. Con tantos productos en el mercado, puede resultar confuso saber con qué frecuencia se deben utilizar. Así que, una vez que hayas seleccionado los productos que mejor se adapten a las necesidades de tu piel, sigue estos tips para obtener los mayores beneficios de cada uno.

 

Con qué frecuencia usar cada producto

 

Diario

 

  • Limpiador: siempre debes lavar tu rostro al menos una vez al día. Las personas con piel grasa o mixta pueden beneficiarse de limpiarla dos veces al día (por la mañana y por la noche), mientras que la piel más seca puede estar bien lavarla únicamente por la noche (aunque lo ideal es limpiarla 2 veces al día).
  • Hidratante: todo tipo de piel necesita una dosis diaria de hidratación para mantenerse suave y flexible. Aquellos con piel grasa deben aplicar un hidratante con consistencia ligera, mientras que aquellas con piel seca pueden beneficiarse de las aplicaciones matutinas y nocturnas de un hidratante con una fórmula un poco más pesada.
  • Protector Solar: por supuesto, la piel necesita una capa de protector solar que, como su nombre lo dice, la proteja todos los días.
  • Tónico: Necesarios para hidratar y refrescar la piel, los tónicos tienen beneficios adicionales como reducir los poros, restaurar el equilibrio del pH de la piel, sellar el maquillaje y agregan una capa de protección reduciendo la penetración de impurezas y contaminantes ambientales en la piel.
  • Suero: Estos productos pueden incrementar la producción de colágeno, el cual empezamos a perder a partir de los 30 años. Además, ayudan a retrasar los signos del envejecimiento antes de que comiencen, ya que los antioxidantes que se encuentran en los sueros fortalecen la piel y repelen los elementos que causan daño.
  • Contorno de ojos: Estos son humectantes que ayudan a prevenir la pérdida de agua en la piel y mejorar la elasticidad, por lo que pueden abordar algunos de estos problemas, como disminuir las líneas finas y las arrugas, aclarar las ojeras y reducir las bolsas que se forman debajo de los ojos.

 

Semanal

 

  • Mascarilla: una mascarilla ofrece un tiempo de relajación y beneficios específicos para la piel. Para obtener mejores resultados, limita su uso a una o dos veces por semana. Elige una mascarilla que se adapte a tus necesidades y dedica algo de tiempo para relajarte y disfrutar de un tiempo de inactividad.
  • Exfoliante: si bien puede ser placentero frotar el rostro o el cuerpo con un exfoliante todos los días, estos tratamientos son más efectivos cuando se utilizan una o dos veces por semana para ayudar a eliminar las células muertas de la piel. El uso excesivo de exfoliantes puede ser demasiado abrasivo para la piel, dejando enrojecimiento e irritación, en lugar de piel suave.

 

Según sea necesario

 

  • Tratamientos localizados: es mejor utilizar algunos productos para el cuidado de la piel esporádicamente en lugar de hacerlo en un horario regular. Por ejemplo, las personas con acné deben utilizar tratamientos localizados con moderación en los brotes activos una o dos veces al día hasta que desaparezcan las imperfecciones.

 

Mensual

 

  • Peelings, Faciales y Extracciones: Estos procedimientos pueden llegar a dejar la piel un poco sensible, y debido a esto es necesario no realizarlas tan seguido.

 

Foto crema baba caracol de my clean body

 

Al principio, perfeccionar tu rutina de skincare puede ser un poco complicado, pero siempre debes asegurarte de leer las etiquetas de cada producto para así seguir correctamente las instrucciones. De esta forma, tendrás una rutina que es fácil de seguir y le dará a tu piel los mayores beneficios de todos y cada uno de los productos.