En algún momento de nuestras vidas, todas o casi todas, hemos sido culpables de descuidar nuestras brochas de maquillaje, hemos dejado que el polvo, la base y el corrector se acumulen en ellas por semanas. Si te identificas con esto, entonces necesitas leer este artículo.

 

 

¿Con qué frecuencia debemos limpiar nuestras brochas de maquillaje?

 

Las brochas utilizadas para polvos como rubores, polvo traslúcido y bronzers deben limpiarse por lo menos cada 15 días y las brochas utilizadas para maquillaje líquido (como bases, correctores e iluminador) deben limpiarse diariamente, ya que son más propensas a albergar bacterias que potencialmente puede causar acné y otras infecciones, pero seamos honestas, ¿quién tiene tiempo para limpiar todos los días las brochas que utilizamos?, sabemos que siempre tenemos mil cosas por hacer antes de recordar ese pequeño detalle así que por lo mismo, lo ideal es que este tipo de brochas las limpiemos mínimo 1 vez por semana.

 

¿Qué debemos utilizar para limpiarlas?

 

El mejor método para limpiar nuestras brochas es utilizar agua y un jabón suave, puedes utilizar un jabón especial para brochas, spray limpiador, lavatrastes o jabón para bebé, ya que los jabones regulares pueden secar las cerdas, especialmente si están hechas de cabello natural.

 

En Biutest queremos hacer de la limpieza de nuestras brochas algo habitual, casi casi como lavarnos la cara. Así que por eso hicimos esta guía que te dice paso a paso cómo limpiar nuestras brochas de maquillaje:

 

1. Mojar las cerdas

 

Debemos enjuagar las cerdas bajo el agua, evitando colocar agua sobre el mango de la brocha, ya que esto provocará que el pegamento se afloje y las cerdas se despeguen.

 

 

2. Masajear suavemente con jabón.

 

Hay que colocar un poco de limpiador sobre la palma de la mano (del tamaño de una moneda de 10 centavos aproximadamente) y después pasar la brocha sobre la marca de jabón que pusimos en nuestra mano.

 

Es importante no hacer movimientos bruscos que puedan modificar la forma de la brocha.

 

 

3. Enjuagar nuevamente.

 

Al enjuagar debemos asegurarnos de que el agua no toque el mango de la brocha.

 

 

4. Exprimir

 

Hay que presionar suavemente las cerdas con los dedos para liberar el exceso de agua, evitando exprimir fuertemente, esto para que las cerdas no se despeguen.

 

 

5. Secar

 

Para secar las brochas es importante que no las coloquemos boca arriba, ya que las cerdas podrían perder su forma. Lo mejor es que las coloquemos de manera horizontal, en un lugar ventilado y con suficiente espacio como para que estén bien separadas.

 

 

Ingresa aquí para conocer diferentes brochas y lo que las biutesters opinan de ellas

 

Muchos artistas de maquillaje creen que las brochas son el paso más importante para lograr un maquillaje perfecto, así que si llevas mucho tiempo sin limpiar tus brochas, es momento de que tomes acción, antes de que te aparezca un granito no deseado. Cuéntanos, ¿qué utilizas para limpiar tus brochas?